Cargando

Dolor Lumbar: Tan antiguo como la humanidad
Compartir: 

Los padecimientos de la columna vertebral son tan antiguos como la presencia de los seres humanos en la tierra, tal es así que existen hallazgos de restos humanos que datan de hace 30,000 a 40,000 años, que revelaron la presencia de una fractura vertebral la cual sufrió un proceso de consolidación y fusión a nivel lumbar, entendiéndose que aquel ser humano sobrevivió a dicha fractura.

Hoy hablaremos del dolor lumbar o lumbalgia, el síntoma más común de los padecimientos de la columna lumbar. Definimos lumbalgia como el dolor localizado en la región lumbar es decir en la parte baja de la espalda. El dolor lumbar o lumbalgia puede tener una duración variable: aguda, subaguda o crónica.

La lumbalgia aguda suele ser aquella de presentación súbita o rápidamente progresiva en intensidad, episódica de característica incapacitante, que nos lleva muchas veces a guardar reposo por unos días y cede en el mejor de los casos en 3 a 5 días con la ayuda o no de medicación antinflamatoria, pudiendo extenderse el dolor en algunos casos hasta 6 semanas requiriendo medicación por mayor tiempo y frecuentemente medicina física y otros tratamientos complementarios. Cabe señalar que puede existir lumbalgia aguda en eventos traumáticos como las fracturas y que por su naturaleza requieren tratamiento inmediato con la consecuente resolución del dolor.

A partir de las 6 semanas hasta los 3 meses se considera lumbalgia subaguda. De otro lado la lumbalgia crónica es aquella de más de 3 meses de evolución, de intensidad variable pero que finalmente lleva al paciente a un estado de pérdida progresiva de calidad de vida y restricciones en sus actividades cotidianas y laborales que pueden llegar a ser importantes.

Algunos datos estadísticos nos dicen que la lumbalgia ocupacional es uno de los principales problemas de salud en los Estados Unidos de Norteamérica, no siendo menos importante en Europa, Asia y América Latina, siendo la primera causa de ausentismo laboral en el mundo.

Por ello el especial interés de las sociedades desarrolladas por prevenir especialmente la lumbalgia relacionada a la actividad laboral mejorando las condiciones de trabajo y utilizando la tecnología disponible para diagnosticar y tratar adecuadamente las enfermedades de la columna vertebral.

Una vez entendido que es lumbalgia y el impacto que puede causar en nuestras vidas

y en la sociedad, debemos saber que las causas pueden ser muy diversas, desde simples contracturas musculares por un esfuerzo físico, relacionada a enfermedades de tipo degenerativo de los discos intervertebrales, infecciones(tuberculosas, por gérmenes comunes, por Brucella y hongos), enfermedades reumatológicas, lumbalgia por inestabilidad vertebral, lumbalgia por fracturas traumáticas, lumbalgia por fracturas osteoporóticas, lumbalgia por tumores, etc.

En cada caso indudablemente la magnitud del dolor será distinto así como la duración del mismo y por supuesto el tratamiento y pronóstico serán diferentes. Es importante también mencionar que existen factores a tomar en cuenta a la hora de diagnosticar el origen de la lumbalgia, como son la edad, el tipo de ocupación, los antecedentes traumáticos, tratamientos prolongados con ciertos medicamentos como por ejemplo los corticoides, los hábitos y estilos de vida de la persona.

Un punto importante a considerar es la carga genética de cada individuo que junto con factores externos de tipo laboral, de estilos de vida, metabólicos y traumáticos determinan la aparición de enfermedad degenerativa discal (disco negro con presencia de desgarros del anillo y prominencias del mismo) que suele presentarse con lumbalgia crónica y que afecta especialmente a adultos jóvenes y adultos en edad económicamente productiva. En este caso, el dolor persistente en la región lumbar baja, se incrementa en ciertas posiciones como estar de pie o sentado en forma prolongada, así como con los cambios posturales que generan un incremento en la intensidad del dolor, pudiendo tener el dolor una irradiación inespecífica e intermitente en glúteos y muslos sin ser un dolor ciático.

Otras causas de lumbalgia crónica son el síndrome facetario, inestabilidad vertebral (espondilolistesis), deformidades (escoliosis), entre otras.

Los tratamientos de lumbalgia crónica dependen de la causa que la genera pudiendo ser conservadores, percutáneos de corta estancia hospitalaria (horas), quirúrgicos de mínima invasión o grandes cirugías según sea la necesidad y el grado de discapacidad del paciente.

Por ello, es de suma importancia la evaluación especializada cuando se presente la situación de padecer lumbalgia en su forma aguda, sub aguda o crónica, a fin de determinar la causa de la misma y brindar un tratamiento adecuado. De igual forma la evaluación médica especializada permitirá identificar aquellos factores determinantes y evitar en los casos no graves la aparición frecuente de episodios de lumbalgia, en otros casos se podrá modificar la potencial progresión de una enfermedad y en los más graves se brindará el tratamiento oportuno a fin de disminuir el impacto negativo de la enfermedad sobre la calidad de vida del paciente.

Si usted padece de este tipo de dolor debe acudir a un Neurocirujano especialista en Cirugía de columna para poder ser diagnosticado correctamente y recibir el tratamiento adecuado y oportuno.

Imagen: 
Marco Aurelio Medina Pajares
Neurocirugía
Clínica San Felipe