Cargando

Las enfermedades respiratorias en invierno
Compartir: 

Según la Academia Americana de Pediatría, un niño menor de 2 años se enferma en invierno de seis a ocho veces de cuadros respiratorios. Su sistema inmune aún se encuentra en desarrollo y eso lo vuelve un punto fácil para las enfermedades más comunes.

Un niño puede sufrir de resfrío, causado por más de cien tipos diferentes de virus que producen gran cantidad de mucosidad, tos y fiebre alrededor de 38 grados por tres días. También la gripe, que presenta los mismos síntomas que el resfrío común pero con una fiebre de 39 grados, dolor muscular, abdominal, diarrea y dura de cuatro a siete días. Estas son las enfermedades más leves que un niño puede presentar durante el invierno.

La otitis media, sin embargo, es una complicación de algunos cuadros anteriores, y por ello, en algunos casos necesita antibióticos. La sinusitis es otra complicación de la gripe y del resfrío común, el niño va a tener fiebre, dolor de cabeza y mocos con mal olor. Una enfermedad respiratoria para tener mucho cuidado es la neumonía que se da a causa de bacterias y virus y cuyos síntomas suelen ser: el aumento de la frecuencia respiratoria, tos y fiebre con una duración variable dependiendo del germen y de la severidad del cuadro.

Por otra parte, la bronquiolitis ataca a niños menores de tres años y es potencialmente grave en niños de seis meses, le silba el pecho y tiene dificultades para respirar. El asma, esa dificultad respiratoria tan común entre los niños, por lo general aumenta en invierno debido a las infecciones respiratorias.

Para que su hijo no se enferme, puede seguir estas indicaciones muy sencillas pero eficaces para evitar cualquier enfermedad: lavar sus manos continuamente; si alguna persona está enferma en casa, evitar que estornude o tosa cerca del niño; tener sus vacunas al día; y si el mismo niño se encuentra enfermo, no enviarlo al colegio para que no contagie a otros niños.

Sin embargo, si su hijo ya está enfermo debe brindarle líquido en grandes cantidades, controlar la fiebre de inmediato, usar soluciones salinas y vapor de agua para descongestionar. Llévelo al médico si respira rápido, se le hunde el pecho, si tiene fiebre de más de 39 grados, si no lacta bien, si luce decaído de bajar la fiebre, si tiene dolor de oído, la otitis media es la complicación bacteriana más frecuente de los resfríos. Tengamos cuidado con nuestros niños este invierno.

 

 

Imagen: 
Diego Luis Seminario Vidal
Pediatría
Clínica San Felipe