Cargando

¿Problemas con tus tiroides?
Compartir: 

Cansancio, mucho sueño, caída de cabello, piel seca, cambios en el peso, sensación de frío o calor, dolores o debilidad muscular, apatía, irritabilidad, disminución de libido, diarrea o estreñimiento, sensación de hinchazón desde la mañana, palpitaciones, angustia, problemas de sueño….

¿Presenta alguno o muchos de estos síntomas?

¿Será solo el agotamiento al que nos vamos acostumbrando, o existe alguna causa para todo ello?

¿Alguna vez se hizo un descarte de disfunción tiroidea?

A pesar de tener un peso aproximado de sólo 30 gramos, esta pequeña glándula con forma de mariposa llamada tiroides es la responsable de mantener el metabolismo de todo nuestro cuerpo a través de la producción de dos hormonas: Tiroxina (T4) y Triyodotironina (T3).

Aunque muchas veces su alteración puede pasar inadvertida o confundirse con otro tipo de problemas, se estima que en el mundo existe una prevalencia de alrededor del 10%, siendo más frecuente en mujeres y más aún después de algún cambio hormonal importante (adolescencia, embarazo, post parto, menopausia).

Las alteraciones más conocidas son el hipotiroidismo (escasa secreción de hormonas tiroideas), el hipertiroidismo (exceso de producción de hormonas tiroideas), la tiroiditis (aguda, sub aguda o crónica) y el bocio (aumento de tamaño de la glándula que puede acompañar a cualquiera de las situaciones mencionadas).

Síntomas de Hipotiroidismo

  • Aumento de peso
  • Cansancio
  • Sensación de frío excesivo
  • Apatía
  • Mucho sueño
  • Piel seca
  • Dolores musculares
  • Caída de cabello
  • Uñas quebradizas
  • Constipación o estreñimiento
  • Depresión
  • Alteraciones de memoria
  • Aumento de colesterol
  • Hígado graso
  • Edema de párpados
  • Adormecimiento en manos
  • Menstruaciones irregulares
  • Problemas de fertilidad

Síntomas de Hipertiroidismo

  • Disminución de peso
  • Aumento de apetito
  • Insomnio
  • Nerviosismo
  • Sensación de calor, sudoración, bochornos
  • Caída de cabello
  • Palpitaciones
  • Temblor en manos
  • Debilidad muscular
  • Diarrea
  • Irritabilidad
  • Ojos “saltones”
  • Bocio

¿Cómo podemos descartar alguna de estas alteraciones?

El descarte de enfermedad tiroidea deberá hacerla el médico endocrinólogo, realizando una historia clínica y examen físico minucioso, en los que se buscarán síntomas y signos relacionados, antecedentes en familiares directos y la detección de nódulos o aumento de tamaño en la glándula.

Serán solicitados los exámenes pertinentes con los que podrá realizarse un diagnóstico preciso y oportuno.

Lo más importante en el tratamiento de las enfermedades tiroideas es no abandonar y ser constante, seguir las indicaciones y hacer los controles periódicos indicados.

¡Un control adecuado nos garantizará una mejor calidad de vida!