Cargando

Arritmias cardíacas: cómo reconocerlas y prevenirlas
Compartir: 

Las arritmias cardíacas son alteraciones del ritmo del corazón. Se presentan cuando los impulsos eléctricos que coordinan los latidos cardíacos no trabajan adecuadamente ocasionando que el corazón lata de manera muy irregular:

  • Demasiado rápido originando taquicardia.
  • Demasiado lento, causando bradicardia.

El corazón es una bomba muscular que se contrae organizadamente para asegurar el flujo sanguíneo a los órganos. Pero esa contracción organizada es controlada por un impulso eléctrico propio y automático ordenado, es decir, rítmico. Cuando este ritmo se altera estamos en presencia de una arritmia cardíaca.

Aunque no todas las taquicardias o bradicardias son, necesariamente, anormales, las arritmias cardíacas pueden generar la sensación de palpitaciones o golpeteos en el pecho o sensación de corazón acelerado.

¿Qué debes saber sobre las arritmias cardíacas?

Además de los síntomas como las palpitaciones mencionadas, en ocasiones las arritmias pueden asociarse a otras molestias como mareos, sensación de desvanecimiento, palidez, sudoración e incluso dolor de pecho.

Es importante considerar, además de la edad, hay otros antecedentes de riesgo en el paciente como:

  • Hipertensión arterial
  • Diabetes
  • Tabaquismo
  • Infarto cardiaco o cerebral previos
  • Antecedente de arritmias graves en la familia
  • Consumo de sustancias estimulantes como la cafeína
  • Enfermedades de la glándula tiroides

Todas estas condiciones ameritan la evaluación de un cardiólogo a fin de determinar la presencia o no de una arritmia, los riesgos asociados de padecerla y las opciones de tratamiento a tener en cuenta.

¿Cómo prevenir las arritmias?

Cómo medidas generales a fin de disminuir la probabilidad de tener arritmias cardiacas, es importante llevar un estilo de vida saludable para el corazón a fin de reducir el riesgo de enfermedad cardíaca, lo que incluye:

  • Consumir una dieta baja en grasas y azúcares.
  • Realizar actividad aeróbica regular.
  • No fumar
  • Limitar el consumo de cafeína y alcohol
  • Intentar reducir el estrés.

En muy importante evitar la automedicación, sobre todo de aquellas sustancias usadas como descongestionantes o broncodilatadores que pueden acelerar los latidos del corazón.

Si usted presenta palpitaciones o percepción de latidos “extraños”, más aún si se asocian con la sensación de falta de aire, opresión o dolor en el pecho, sensación de desvanecimiento o hay antecedente de desmayos o mareos, no debe dudar en buscar atención por su médico cardiólogo quien recomendará las medidas y pruebas más adecuadas a fin de identificar y tratar el problema que lo aqueja.