Cargando

El coronavirus y las enfermedades cardiovasculares
Compartir: 

Desde la declaración de pandemia por coronavirus que hizo la Organización Mundial de la Salud (OMS), no han dejado de surgir preguntas en torno al virus y a la enfermedad que ocasiona, la covid-19. Uno de los grupos de riesgo más preocupados son los pacientes que padecen algún tipo de enfermedad cardiovascular.

Riesgo para pacientes cardiovasculares

Dentro del grupo de riesgo de presentar complicaciones en el contexto de una infección por COVID-19, se encuentran las personas mayores a 60 años, las mujeres embarazadas, los pacientes con algún tipo de inmunosupresión, las personas con diabetes mellitus e hipertensión arterial, y aquellos que padecen enfermedades cardiovasculares previas como infarto cardíaco y/o insuficiencia cardíaca.

Las personas con enfermedades cardiovasculares están en riesgo porque cualquier infección, produce una sobrecarga para el corazón. Por eso, si un paciente de covid-19 presenta una enfermedad previa como, por ejemplo, insuficiencia cardíaca, podríamos decir que el corazón empeorará su funcionamiento. Esto puede producir una congestión o acumulación de líquido en los pulmones, lo que complicaría la respiración y probablemente el curso de una infección respiratoria.

Además de sobrecargar el corazón, también se sabe que la infección por covid-19 puede producir un daño directo infeccioso e inflamatorio sobre el músculo cardiaco. Es lo que conocemos como miocarditis, que puede empeorar la función de bombeo del corazón y afectar el pronóstico del paciente.

Recomendaciones para pacientes cardiovasculares en esta pandemia

En el contexto de la pandemia global, los pacientes con enfermedad cardiovascular que tengan infección por covid-19, deben:

  • Extremar el cumplimiento del tratamiento médico indicado por su cardiólogo.
  • Si has sido diagnosticado de insuficiencia cardíaca, debes evitar la ingesta excesiva de líquidos para que no retenerlos y no desestabilizarte.

Además, es necesario seguir estrictamente las recomendaciones del Ministerio de Salud:

  1. Lavarse las manos con frecuencia y evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca.
  2. Al toser o estornudar, cubrirse la boca y la nariz con el codo flexionado, o con un pañuelo desechable.
  3. Evitar las salidas del domicilio y, de hacerlo, respetar el metro de distancia y usar mascarilla.
  4. Evitar acudir a consultas o pruebas médicas en centros hospitalarios, salvo emergencias.
  5. Ante cualquier síntoma (fiebre, tos y dificultad para respirar), quedarse en casa y contactar telefónicamente con los servicios de salud.