Cargando

Criar a un niño con Síndrome de Down: consejos pediátricos
Compartir: 

El síndrome de Down es una condición genética que se da por la presencia de un cromosoma extra dentro de las células del cuerpo.

Se llama síndrome ya que existe un conjunto características distintivas de esta condición. Sin embargo, no todas las personas con Síndrome de Down tienen todas estas características, algunos pueden tener más y otros menos.

No se ha evidenciado que la cantidad de características presentes se relacione con las habilidades de los niños con Síndrome de Down.

Tener Síndrome Down no define el potencial de desarrollo de ningún niño y, como cualquier otro, las destrezas y conocimientos que obtenga serán una combinación tanto de sus habilidades innatas como de las experiencias que tenga durante su vida.

¿Cómo es el desarrollo psicomotor en los niños con Síndrome de Down?

El desarrollo psicomotor de los niños con Síndrome de Down sigue el mismo orden que el de todos los niños, pero se da a menor velocidad. Por ello es importante evitar comparaciones.

La mayoría de los niños con Síndrome de Down aprenden a caminar, montar bicicleta, comunicarse, leer, escribir y hacer la gran mayoría de cosas que todos los niños hacen.

¿Cómo estimular a un niño con Síndrome de Down para que desarrolle su potencial?

Existen dos factores que influyen en el desarrollo de nuestros hijos: buena salud y un entorno estimulador. Con los niños con Síndrome de Down no es distinto.

1.- Cuidar su salud

Existen muchas condiciones médicas asociadas al Síndrome Down, la mayoría tratables en la actualidad. Por eso es esencial que un niño con Síndrome Down reciba la atención médica necesaria y oportuna, para evitar complicaciones.

Un niño que se encuentra físicamente sano podrá explotar con mayor facilidad todo su potencial de desarrollo.

2.- Brindarles un entorno que los estimule

Un niño con Síndrome de Down, al igual que cualquier otro niño, necesita un hogar donde se le brinde apoyo, contención y oportunidades para desarrollarse.

En algunos casos puede requerirse, además, el apoyo de terapistas de intervención temprana (física, orofacial, ocupacional), sobre todo en los primeros 5 años de vida.

Recomendaciones generales para padres de niños con Síndrome de Down

  • Acudir oportunamente al pediatra y a las evaluaciones de los especialistas que requiera.
  • Realizar los exámenes y tratamientos necesarios para evitar complicaciones
  • No intentar convertirse en terapistas profesionales ni en profesores. especializados. Dedicarse a la crianza del niño de la manera más regular posible
  • Usar instrucciones cortas y simples con ellos.
  • Reforzar de manera positiva las buenas conductas y los logros de los niños.
  • Tener paciencia y no hacer las cosas por el niño ya que, si bien puede demorar más en aprender a hacer algo, lo logrará y se le debe dar la oportunidad.
  • No obligar al niño a hacer cosas que no desea.
  • Aprovechar las actividades cotidianas y los intereses del niño para reforzar conocimientos, no todo se aprende en terapias.