Cargando

¿Qué debo saber sobre las vacunas contra la influenza?
Compartir: 

La influenza (gripe) es una enfermedad potencialmente grave que puede llevar a la hospitalización y, a veces, incluso a la muerte. Cada temporada de gripe es diferente y puede afectar a las personas de manera distinta, desde formas leves (malestar general, congestión nasal, fiebre) o en algunos casos formas más severas (neumonía, empeoramiento de enfermedades crónicas, etc).

Una vacuna anual contra la influenza estacional es la mejor manera de ayudar a protegerse contra la influenza, ya que ha demostrado reducir el riesgo de enfermedades causadas por la influenza, hospitalizaciones e incluso el riesgo de muerte infantil relacionada con la influenza.

Si bien algunas personas que reciben la vacuna contra la influenza aún pueden enfermarse, varios estudios han demostrado que la vacunación contra la influenza reduce la gravedad de la enfermedad.

 

¿Cómo funcionan las vacunas contra la influenza?

Las vacunas contra la influenza hacen que se desarrollen anticuerpos en el cuerpo aproximadamente dos semanas después de la vacunación. Estos anticuerpos brindan protección contra la infección con virus de influenza circulantes.

La vacuna “cuadrivalente” contra influenza, protege contra cuatro virus diferentes: un virus de influenza A (H1N1), un virus de influenza A (H3N2) y dos virus de influenza B.

Las vacunas contra la influenza estacional están diseñadas para proteger contra los virus de la influenza que, según las investigaciones, serán más comunes durante la próxima temporada.

 

¿Quién debería vacunar?

Todas las personas a partir de los 6 meses de edad deben recibir la vacuna contra la influenza (gripe) cada temporada, con raras excepciones.

La vacunación para prevenir la gripe y sus complicaciones potencialmente graves es particularmente importante para las personas que tienen un mayor riesgo de desarrollar complicaciones graves (Adultos mayores de 65 años, adultos con enfermedades crónicas, obesos, gestantes, inmunosuprimidos, etc).

 

¿Quiénes no deben vacunarse?

  • Los niños menores de 6 meses de edad
  • Las personas con alergias graves y potencialmente mortales a cualquier componente de la  vacuna contra influenza
  • Las personas que han tenido una reacción alérgica grave a una dosis previa de la vacuna contra influenza

 

¿Por qué necesito una vacuna contra la influenza todos los años?

Por dos razones:

  • La protección inmunológica de una persona contra la vacunación disminuye con el tiempo, por lo que se necesita una vacuna anual contra la influenza para una protección óptima.
  • Debido a que los virus de la influenza cambian constantemente, la composición de las vacunas contra la influenza se revisa anualmente y las vacunas se actualizan para proteger contra los virus que, según las investigaciones, serán más comunes durante la próxima temporada de influenza.

 

 

¿La vacuna contra la gripe funciona de inmediato?

No. Se necesitan aproximadamente dos semanas después de la vacunación para que los anticuerpos se desarrollen en el cuerpo y brinden protección contra la infección por el virus de la influenza. Por eso es mejor vacunarse antes de que los virus de la influenza comiencen a propagarse en su comunidad.

¿Puedo contraer la gripe estacional aunque recibí la vacuna contra la gripe este año?

Sí. Es posible enfermarse de gripe incluso si ha sido vacunado por las siguientes razones:

  • Haber estado expuesto a un virus de la gripe poco antes de vacunarse o durante el período que el cuerpo necesita para obtener protección después de vacunarse.
  • Estar expuesto a un virus de la gripe que no está incluido en la vacuna contra la gripe estacional. La vacuna contra la influenza está hecha para proteger contra los tres o cuatro virus de la influenza que, según las investigaciones, serán los más comunes.

La vacunación contra la influenza no es una herramienta perfecta, pero es la mejor manera de protegerse contra la infección por influenza.

¿Qué efectos secundarios pueden ocurrir después de recibir una vacuna contra la influenza?

Los más comunes son: Dolor, enrojecimiento y/o hinchazón donde se aplicó la inyección, dolor de cabeza, fiebre, rinorrea, tos, dolor muscular, náuseas o fatiga. Generalmente son leves y de corta duración.

Imagen: 
Natalí Leiva Reyes
Medicina Interna
Clínica San Felipe