Cargando

¿Qué es dolor y cómo combatirlo?
Compartir: 

Cuando se piensa en el dolor usualmente se le considera un síntoma de una enfermedad, pero el dolor es, por sí mismo, una enfermedad considerada la peor epidemia de nuestros tiempos. Hoy en día el dolor es uno de los motivos más frecuentes de consulta. 

Según la IASP (International Association for the Study of Pain), el dolor se define como una experiencia sensorial y emocional desagradable, asociada a una lesión tisular presente o potencial. El dolor se describe a partir de dicha lesión.

Un dolor puede llegar a arruinar la vida de quienes lo padecen. En muchos casos el dolor es incapacitante y afecta a los pacientes hasta el punto de no poder realizar sus actividades cotidianas, perder su independencia, dificultar su desempeño laboral y afectar sus relaciones familiares. Esto, desde luego, conlleva a la pérdida de la autoestima de la persona.  

Por eso, el tratamiento del dolor se ha convertido en una especialidad de la medicina para entender de dónde proviene y cómo tratarlo. Sin embargo, el tratamiento del dolor debe ser de carácter multidisciplinario. Para ello existen las Unidades de Tratamiento del Dolor (UTD).

Una Unidad de Tratamiento del Dolor (UTD) se encarga de tratar tanto los dolores agudos, como los dolores crónicos que provienen de diferentes orígenes. 

Los requisitos mínimos de una UTD deben incluir lo siguiente:

  • Equipo multidisciplinario: 

Una persona que dirija el programa y un grupo de profesionales de la salud seleccionados e identificados deben estar calificados para el tratamiento del dolor. Además, deben representar a más de una disciplina, porque el dolor es multifactorial y requiere una atención específica de varios especialistas. 

  • Supervisión médica adecuada

Se requiere, de preferencia, un grupo de profesionales con dedicación exclusiva.

  • Servicios adecuados de apoyo médico y servicios de consulta de un psiquiatra y/o psicólogo, que incluyan medidas para evaluar al paciente y terapias afines adecuadas.
  • Procesos de evaluación organizada para detección y selección de los pacientes, en función de su tipo de dolor y el origen del mismo.
  • Instalaciones adecuadas para evaluar las causas y los efectos médicos, psicológicos, sociales y ambientales del dolor crónico en los pacientes.
  • Metas de rehabilitación amplias, para poder llevar tratamientos personalizados para cada paciente. 
  • Consentimiento informado para el tratamiento. El paciente debe estar bien informado de en qué consiste y cuáles son los beneficios. 
  • Reevaluación periódica de los progresos y los resultados de la terapia para seguir mejorando en la atención a los pacientes con dolor.

En este sentido, la Unidad de Tratamiento del Dolor de la Clínica San Felipe cuenta con una serie de servicios como:

  • Bloqueos de nervios periféricos terapéuticos y diagnósticos.
  • Infiltración de puntos dolorosos.
  • Bloqueos epidurales y subaracnoideos.
  • Infusión endovenosa de Lidocaína.
  • Analgesia endovenosa y epidural con bomba elastomérica.
  • Analgesia controlada por el paciente endovenosa y epidural (PCA).

Adicionalmente, la (UTD) cuenta con los siguientes instrumentos para realizar los procedimientos anteriormente mencionados como:

  • Ecógrafo.
  • Arco en C.
  • Neuroestimulador.
  • Bombas elastoméricas de diversa duración.
  • Bombas PCA y PCEA.
  • Agujas de Neuroestimulación de diversos tamaños.

Todos estos recursos se traducen en los siguientes beneficios del tratamiento del dolor crónico:

Beneficios del tratamiento del dolor crónico

Siendo el dolor una causa probada de sufrimiento para el paciente, los tratamientos contra el dolor crónico pueden representar enormes beneficios en su calidad de vida. Como, por ejemplo: 

  • Disminución de la medicación y los recursos sanitarios.
  • Disminución del ausentismo laboral e interrupciones en el trabajo diario.
  • Disminución de los gastos financieros tanto de la familia como de las empresas.
  • Aumento de la productividad que repercute en su economía y en su vida diaria.
  • Disminución de los costos laborales de compensación y otros gastos sociales.

El dolor puede ser tratado eficazmente gracias a los avances de la medicina y la constitución de Unidades de Tratamiento del Dolor.