Cargando

Infecciones Vaginales: ¿Cómo evitarlas?
Compartir: 

Una de las consulta más frecuente que vemos en ginecología son las infecciones vaginales, las cuales son un problema para la mujer en cualquier etapa de su vida, ya que la mayoría están causadas por un desequilibrio en la flora bacteriana que habita de forma natural en la vagina. Este desequilibrio se produce por múltiples razones entre ellas las más frecuentes son el uso de duchas vaginales, la toma de antibióticos o cambios hormonales, etc.

¿Cuáles son los tipos de infecciones vaginales más comunes?

  • Vaginosis bacteriana: Se produce como resultado de un cambio en las bacterias que se encuentran normalmente en la vagina y un crecimiento excesivo de estos organismos.
  • Candidiasis vaginal:  Por lo general, es causada por un hongo que se encuentra naturalmente en la vagina, llamado Cándida Albicans.
  • Tricomoniasis: Provocada por un parásito y comúnmente transmitida a través de las relaciones sexuales, esta es una de las causas externas que se produce por contagio.

Además, se pueden encontrar infecciones vaginales como resultado de transmisión sexual con Chlamydia, Gonorrea, etc.

¿Cómo evitarlas?

  • Disminuye el uso de sustancias que puedan alterar tu pH vaginal como químicos alcalinos o neutros, antibióticos o aseo excesivo.
  • No uses ropa sintética o muy ajustada por largo tiempo.
  • Realiza un aseo adecuado de tus genitales externos, idealmente con un jabón neutro y límpialos de adelante hacia atrás.
  • Evita el estrés y lleva un estilo de vida saludable, ya que esto evitara que se altere tu pH.
  • Disminuye el consumo excesivo de carbohidratos, azucares y alcohol.
  • Aumenta el consumo de alimentos con vitamina C y yogurt natural.
  • Previene el contagio de E.T.S. durante toda la relación sexual.  

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes?

  • Cambios en el color, el olor o la cantidad de flujo vaginal.
  • Picazón o irritación vaginal y vulvar.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.
  • Dolor o ardor al orinar.
  • Sangrado leve o manchado vaginal.

La prevención es lo mejor, muchas veces los síntomas pueden desaparecer por sí solos, pero si requieres tratamiento este se dará en base al tipo de flujo que acompañe a los síntomas y en algunos casos se requiera realizar un cultivo de la secreción vaginal.

Recuerda que debes visitar a un especialista ante cualquier síntoma para que pueda brindarte el tratamiento adecuado.

Imagen: 
Vicky Angélica Vásquez Teevin
Ginecología y Obstetricia
Clínica San Felipe