Cargando

¿Qué necesitas saber sobre el VIH SIDA?
Compartir: 

El virus de inmunodeficiencia humana (VIH) ataca el sistema inmunitario y debilita los sistemas de defensa contra las infecciones y contra determinados tipos de cáncer.

A medida que el virus destruye las células inmunitarias e impide el funcionamiento normal de la inmunidad, la persona infectada va cayendo gradualmente en una situación de inmunodeficiencia. Es decir, se va quedando sin defensas en el cuerpo.

La fase más avanzada de la infección por el VIH es el Síndrome de inmunodeficiencia adquirida o SIDA que puede tardar de 2 a 15 años en manifestarse, dependiendo de la persona.

Síntomas de VIH SIDA

Los síntomas de la infección por el VIH varían según la etapa en la que esté la enfermedad. Aunque el máximo de infectividad se tiende a alcanzar en los primeros meses, muchos infectados ignoran que son portadores hasta que están en fases más avanzadas.

A veces, en las primeras semanas que siguen al contagio la persona no manifiesta ningún síntoma, mientras que en otras ocasiones presenta un cuadro seudogripal con fiebre, cefalea, erupciones o dolor de garganta.

En ausencia de tratamiento y con el pasar de los años pueden aparecer enfermedades graves como tuberculosis, meningitis criptocócica, infecciones bacterianas graves o algunos tipos de cáncer como linfomas o sarcoma de Kaposi, entre otros.

Cómo se contagia el VIH o SIDA

El VIH se transmite a través del intercambio de determinados líquidos corporales de la persona infectada, como la sangre, la leche materna, el semen o las secreciones vaginales. No es posible infectarse en los contactos ordinarios cotidianos como los besos, abrazos o apretones de manos o por el hecho de compartir objetos personales, agua o alimentos.

Hay algunos comportamientos que aumentan el riesgo de que una persona contraiga el VIH como, por ejemplo:

  • Tener relaciones sexuales anales o vaginales sin preservativo
  • Padecer otra infección de transmisión sexual
  • Compartir agujas, jeringuillas, soluciones de droga u otro material infectivo contaminado para consumir drogas inyectables
  • Recibir inyecciones, transfusiones sanguíneas o trasplantes de tejidos sin garantías de seguridad
  • Someterse a procedimientos médicos que impliquen cortes o perforaciones con instrumentos no esterilizados.

Las pruebas para detectar el VIH

Las pruebas serológicas, entre ellas los análisis rápidos y los enzimoinmunoanálisis (ELISA), detectan la presencia o ausencia de anticuerpos contra el VIH-1, el VIH-2 y el antígeno p24 del virus.

Prevención y disminución del riesgo de transmisión

Una persona puede reducir el riesgo de infección por el VIH limitando su exposición a los factores de riesgo.

El uso correcto y sistemático del preservativo masculino o femenino durante la penetración vaginal o anal puede proteger a los pacientes de sufrir enfermedades de transmisión sexual, entre ellas la infección por el VIH.

En un ensayo realizado en 2011 se confirmó que, cuando un individuo VIH-positivo sigue una pauta de TAR eficaz, se reduce en un 96% el riesgo de que transmita el virus a su pareja sexual no infectada.

Se recomienda iniciar el tratamiento antiretroviral a todos los individuos infectados por el VIH. Esto contribuye significativamente a reducir la transmisión. Los pacientes con virus indetectable luego de iniciar tratamiento no transmiten la infección.

El uso de terapia antiretroviral en personas antes de la exposición y hasta 72 horas después de un contacto de riesgo disminuirá también la posibilidad de contagiarse de la infección por VIH. Esto debe hacerse en consulta con el médico infectólogo especialista.

Vivir con el virus

Es posible inhibir el VIH mediante tratamientos en los que se combinan tres o más fármacos antirretrovíricos. Aunque el tratamiento antiretroviral no cura la infección, sí frena la replicación del virus en el organismo y permite que el sistema inmunitario recobre fortaleza y capacidad para combatir las infecciones. Esto contribuye a que las personas infectadas puedan llevar una vida habitual.

Además, hoy en día, la terapia antiretroviral tiene mejor tolerabilidad, mayor eficacia y tasas más bajas de incumplimiento terapéutico.

Infórmate sobre el VIH. Todos podemos ser parte de la lucha contra el VIH eliminando el estigma y la discriminación.

Fuente: Reporte epidemiológico sobre VIH Perú 2018
ONUSIDA