Cargando

¿Por qué no postergar una cirugía por el COVID-19?
Compartir: 

Al inicio de la pandemia por COVID-19, la Sociedad de Cirujanos Generales del Perú, recomendó reducir las intervenciones quirúrgicas y realizar solo aquellas de emergencia. Por lo tanto, todas las intervenciones electivas fueron postergadas.

Sin embargo, hoy sabemos que el virus continuará por un largo tiempo entre nosotros y es importante evitar que los estados de salud se agraven al seguir retrasando una cirugía.

¿Por qué se postergaron las cirugías electivas?

El objetivo de la medida de postergación de cirugías durante los primeros meses de cuarentena era optimizar los recursos médicos y reducir al mínimo el riesgo de contagio. Desde hace algunos meses, el retorno a las actividades ha sido progresivo incluyendo los servicios de salud.

La atención médica se inició a través de consultas a distancia y luego de forma presencial tomando todas las medidas de bioseguridad necesarias. De este modo también se han retomado las cirugías electivas postergadas.

¿Por qué no posponer una cirugía a pesar del Covid-19?

Estas son algunas de las razones por las cuales seguir postergando la cirugía puede ser peligroso en el corto plazo:

  1. Ni las consultas médicas ni las cirugías deberían posponerse en presencia de síntomas que puedan agravar el estado del paciente.
  2. Retrasar una cirugía puede condicionar el pronóstico de algunas enfermedades.
  3. La patología del paciente puede evolucionar negativamente durante la espera y deben conocerse los riesgos del cambio de pronóstico
  4. Posponer la cirugía implica no acceder al beneficio que aporta el tratamiento quirúrgico para la enfermedad.

¿Cirugía o COVID? ¿Cómo minimizar el riesgo de contagio?

Las instituciones de salud están implementando estrategias para los procedimientos quirúrgicos se puedan realizar con prudencia y de manera segura, tanto para el paciente como para el equipo de salud. Te contamos algunas de ellas:

  1. Protocolos seguros en las clínicas En la Clínica San Felipe, contamos con protocolos bien definidos para la evaluación de los pacientes y realización de las intervenciones quirúrgicas contando con un circuito seguro NO-COVID-19, a donde pueden acceder pacientes con otras patologías sin riesgo de exponerse al virus.
  2. Riesgos preoperatorios controlados Durante la fase preoperatoria, los pacientes son informados sobre los riesgos y beneficios de someterse a la intervención quirúrgica en base a sus comorbilidades, la patología que presenta y sus características.
  3. Medidas antes, durante y después de la cirugía Los pacientes deben mantener medidas básicas para evitar el contagio antes de la intervención quirúrgica, durante el ingreso y en el postoperatorio. Se recomienda sobre todo realizar el lavado frecuente de manos, evitar tocarse la cara, utilizar mascarilla y mantener la distancia de seguridad de 2 metros con otras personas.

También se recomienda minimizar los contactos sociales, al menos durante los 14 días previos a la operación.

Así mismo, la estancia hospitalaria debe ser la mínima necesaria para reducir el riesgo de contagio y se prefiere que la comunicación con la familia sea vía telefónica, para evitar contactos y aglomeraciones alrededor de los pacientes.

Con las medidas adecuadas es posible realizar las cirugías electivas para evitar riesgos mayores debido a su postergación.