Cargando

Salud cardiovascular: Cómo cuidar tu corazón en tiempos de Covid-19
Compartir: 

En la comunidad médica estamos en continuo aprendizaje sobre la infección por Covid-19 que afecta a la población mundial, con especial énfasis en los pacientes con enfermedades cardiovasculares.  

Por eso hemos preparado esta información sobre cómo mantener tu salud cardiovascular en tiempos de pandemia por Coronavirus.

Covid-19 e hipertensión arterial

Es conocido que la hipertensión arterial se vincula a mayor riesgo de complicaciones frente a la infección por Covid-19. Adicionalmente, si esta condición no es controlada aumenta el riesgo de complicaciones cardiovasculares tales como: Infarto de miocardio, infarto o hemorragia intracerebrales, insuficiencia renal, entre otros.

Es por ello que el tratamiento contra la hipertensión debe ser continuo e ininterrumpido para asegurarnos una disminución considerable del riesgo de complicaciones. Los pacientes con enfermedades crónicas como insuficiencia cardiaca o problemas valvulares, también deben mantenerse en tratamiento durante la cuarentena.

No hay evidencia sólida de que el uso de antihipertensivos aumente el riesgo de complicaciones en los pacientes infectados por Covid-19. Al contrario, la evidencia demuestra que el tratamiento antihipertensivo podría tener un efecto protector frente al virus. Por lo que no hay ninguna razón para suspender la medicación.

¿Cuándo necesitas atención cardiovascular inmediata?

Si bien hay condiciones preexistentes que deben ser controladas, también hay complicaciones que requieren evaluación inmediata, aunque nos encontremos en un contexto de pandemia. Hablamos de:

  • Dolor torácico intenso
  • Sensación de falta de aire
  • Sudoración profusa
  • Desmayo

Ante estos casos debe contactarse de inmediato al médico tratante o algún servicio asistencial y evitar la automedicación.

La salud cardiovascular durante la pandemia

Por lo anteriormente descrito, y de acuerdo a las guías de las principales sociedades cardiológicas del mundo, se recomienda:

1. No abandonar la terapéutica previamente indicada por su médico tratante.

2. Las elevaciones transitorias de la presión arterial son frecuentes, más aún ahora que la ansiedad puede afectarnos. Se recomienda, descansar e intentar relajarse, repetir la toma de presión cada 30 minutos, realizar maniobras de respiración profunda y controlada que ayuden a la relajación.

3. Seguir una alimentación adecuada, ingesta regular de vegetales, bajo consumo de sal y adecuada hidratación evitando bebidas azucaradas.

4. Realizar actividad aeróbica en casa practicando algún ejercicio que le sea agradable y acorde a su estado físico. Por ejemplo, bailar, caminar o trotar en la misma posición.

Es importante seguir las recomendaciones médicas y o dejarse llevar por información de escaso valor científico. Finalmente es muy importante, en lo posible, quedarse en casa.