Pasar al contenido principal
banner
Inmunología y alergia

¿Cómo se realiza un diagnóstico de Alergia en niños?

Por: Dr. Jose Ignacio Larco Sousa
14 de Junio · 2890 visitas
Comparte en:
FacebookTwitterLinkedin

Las enfermedades alérgicas son cada vez más frecuentes en el mundo entero, llegando a presentarse en el 25 a 40% de la población mundial. Los cuadros alérgicos presentan distintos síntomas dependiendo de la forma en que entramos en contacto con el alérgeno.

Síntomas de Alergia:

  1. Síntomas Cutáneos: dermatitis (eccemas), urticarias (ronchas, rojeces y picores), angioedema (hinchazón).
  2. Síntomas Respiratorios: Rinitis (moco, picor de nariz, estornudos, taponamiento y congestión nasal), Asma (tos, dificultad respiratoria y pitos), afonía y dificultad respiratoria alta.
  3. Síntomas Digestivos: Diarreas, vómitos, nauseas, cólicos del lactante.
  4. Síntomas Generales: mareo, taquicardia, hipotensión, irritabilidad (en lactantes), pérdida de conocimiento.

Los alérgenos, que son las sustancias que causan alergia, se dividen según su origen y la forma en la que entran en contacto con el paciente:

Alérgenos:

  1. Ambientales: Ácaros del polvo, Hongos ambientales, Epitelio de animales (perro, gato, etc), Insectos (cucaracha y polilla), Pólenes (no son muy frecuentes en nuestro medio).
  1. Que ingresan por vía oral:
    1. Alimentos: Cualquier alimento puede producir un cuadro alérgico, aunque los más frecuentes en niños son:
      1. Leche de vaca
      2. Huevo
      3. Frutos secos
      4. Trigo
      5. Pescados
  2. Medicamentos: Siendo los más frecuentes los AINEs y las Penicilinas.
  3. Por Contacto: en este caso pueden ser cualquiera de los descritos previamente que originen lesiones urticariales o eccematosas en el lugar donde entran en contacto con la piel.

Hay que tener en cuenta que normalmente las reacciones alérgicas no se producen con la primera ingesta o toma de contacto con el alérgeno. Para que el paciente presente síntomas, debe estar en contacto al menos una segunda vez en caso de alimentos y medicamentos y una segunda temporada en caso de alérgenos ambientales.

Ante la sospecha de un cuadro alérgico, debería realizarse un estudio por parte del especialista para confirmar el diagnóstico, el mismo que incluye:

  1. Historia Clínica y examen físico: realizados con mucho detalle por el especialista.
  2. Pruebas cutáneas: es la primera arma diagnostica en alergia. Consiste en la aplicación de una gota del extracto alergénico sobre la zona volar del antebrazo, la cual se punza con una lanceta. El resultado se obtiene en un lapso de 10 a 15 minutos.
  3. Pruebas de laboratorio: Inmunoglobulina E específica.
  4. Pruebas de parche o epicutáneas: Consisten en unos parches que se colocan en la espalda con distintos alérgenos para confirmar los cuadros de alergia por contacto.
  5. Provocación Oral controlada: Es el “Gold Standart” del diagnóstico en Alergia. Consiste en aplicarle o suministrarle al paciente el alérgeno sospechoso en dosis crecientes y observar si este ocasiona alguna reacción en el paciente.

Una vez confirmado el diagnóstico de alergia, la opción terapéutica más frecuente es la evitación del alérgeno, en segundo lugar existen los tratamientos sintomáticos, que nos ayudarán a controlar la alergia pero no a curarla y finalmente los tratamientos que cambian el curso de la enfermedad alérgica como son la Inmunoterapia y la Desensibilización o Inducción de tolerancia.