Cargando

Lactancia Materna y COVID-19: precauciones con los bebés
Compartir: 

Aún no se sabe con certeza si las madres contagiadas con COVID-19 pueden transmitir el virus a sus bebés a través de la leche materna, pero los datos hasta el momento sugieren que esto no es probable.

Por lo tanto, aún existen muchas preguntas relacionadas con la lactancia materna. A continuación, explicaremos los cuidados que se deben tener las madres lactantes con sus bebés para evitar el contagio.

La importancia de la leche materna contra los virus

La leche materna alimenta, protege y promueve el desarrollo adecuado de los infantes. La leche humana es un fluido único, vivo y altamente complejo, por lo tanto, es irremplazable.

La base de los beneficios de la leche materna está en el funcionamiento conjunto de todos sus componentes nutricionales, antiinfecciosos, inmunológicos, antinflamatorios, enzimáticos y antioxidantes.

Están demostrados sus beneficios para el lactante y para la madre que amamanta. En los bebés contribuye en la disminución de la morbimortalidad infantil y también ayuda en la disminución de la mortalidad materna por cáncer de mama.

El efecto protector de la leche humana contra las enfermedades infecciosas se da por la transmisión de anticuerpos y de factores anti infecciosos. Por lo tanto, en un contexto de pandemia se debe continuar amamantando a los bebés, pero siguiendo las guías apropiadas de precaución.

Situación de las madres con COVID-19 y la lactancia materna

La Organización Mundial de la Salud (OMS) concluye que las madres que tengan sospecha o hayan sido diagnosticadas con COVID-19 no deben separarse de sus infantes.

El contacto piel con piel de la madre y del recién nacido inmediatamente después del parto favorece la lactancia materna, la termorregulación y el vínculo afectivo. Por lo tanto, no está contraindicado para las madres con COVID-19, lo que sí debe hacerse es tomar todas las medidas de protección necesarias para evitar la transmisión de infecciones respiratorias. Estas son:

  • Uso de mascarillas
  • Lavado de manos antes y después de tocar al bebé
  • Evitar que secreciones de la nariz o boca alcancen al bebé (por eso es tan importante la mascarilla)

Lo que la OMS ha concluido es que los beneficios de la lactancia materna son mayores que los riesgos potenciales de transmisión viral, por lo que no debe interrumpirse ni siquiera en el caso de que la madre haya sido diagnosticada o tenga sospecha de haber contraído el coronavirus.

¿Qué pasa si las madres con COVID-19 no pueden lactar?

Ahora, si la enfermedad ha comprometido el estado de salud de la madre, hasta tal punto que no puede amamantar a su bebé, se debe considerar que un cuidador sano alimente al bebé con la leche materna extraída.

En este caso se deben tomar también todas las medidas de previsión posibles como el uso de mascarilla entre todos los involucrados, lavarse las manos antes de la extracción y desinfectar los dispositivos que se usen. Si esta opción no es posible, se debe considerar la alimentación con leche materna donada de banco.

La mayoría de las organizaciones de salud internacionales y nacionales recomiendan continuar con la lactancia materna durante la pandemia. Por lo tanto, las madres que amamantan deben recibir todo el apoyo necesario durante la epidemia de COVID-19 para que tomen las precauciones apropiadas.