Pasar al contenido principal
banner
Oncología Médica

Mes del Cáncer: cerrando brechas

Por: Dr. Juan Carlos Samamé Pérez-Vargas
22 de Febrero · 452 visitas
Comparte en:

El 4 de febrero de cada año es el Día internacional del Cáncer, designado por la comunidad médica para generar conciencia alrededor de esta enfermedad que está entre la primera o segunda causa de muerte en la mayoría de los países del mundo, sin contar el Covid-19 en los últimos años.

De hecho, se aprovecha la efeméride para convertir todo febrero en un mes de divulgación científica sobre el cáncer, teniendo en cuenta que muchas neoplasias se pueden prevenir para salvar la vida de miles de personas.

El cáncer, como la enfermedad crónica que es, afecta a niveles muy profundos las vidas de los pacientes y sus familias, consumiendo recursos económicos, personales, emocionales y familiares. Es una enfermedad que no solo ataca al individuo en todas sus dimensiones, sino también a su entorno.

Cada año se maneja un lema para trabajar por el Día Internacional del Cáncer, y este año se intenta concientizar sobre las brechas relacionadas a esta enfermedad. El acceso a los servicios de salud oncológica, a los medicamentos y a una atención médica especializada y paliativa, se ha visto interrumpido por la pandemia.

La brecha que abrió la Covid-19

En los dos últimos años se ha retrocedido en la labor de prevención y detección tempana de la enfermedad. Se considera que 2 de 3 pacientes oncológicos ha sufrido algún impacto en su manejo del cáncer en estos meses, ya sea en su tratamiento (quimio, radio, terapia dirigida, cirugía, hormono e inmunoterapia) retrasado por las medidas de confinamiento; por carestía de sus medicinas; o por interrupciones en el seguimiento y control de pacientes que ya superaron la enfermedad.

Las campañas preventivas para evitar o detectar a tiempo cánceres como el de cérvix, mama o próstata también se han visto afectadas. El resultado ha sido dramático: un aumento de reapariciones de neoplasias controladas; progresiones de la enfermedad y fallecimientos por la misma; sin contar la cantidad de pacientes cuyos tumores no pudieron ser detectados forma temprana, perdiendo así sus opciones de cura.

¿Cómo recuperar los espacios ganados por el cáncer?

 

Esta brecha no solo ha crecido, se ha profundizado. ¿Qué hacer entonces? El regreso a la “normalidad” implica retornar a los controles oncológicos con rigurosidad. Hay pacientes que aún no acuden a controles luego de casi 24 meses de pandemia.

Nos toca exigir como sociedad civil y grupos de pacientes oncológicos, que los accesos a los tratamientos contra el cáncer sean justos y descentralizados. Necesitamos más unidades oncológicas, más profesionales del rubro que, además, estén distribuidos de una manera descentralizada.

Es importante qué se revisen y renueven los petitorios de medicamentos que el Estado decide cubrir y aceptar que se prescriban a nivel nacional. Necesitamos más acceso a ensayos clínicos y terapias de investigación, y que los pacientes tengan acceso a la prevención del cáncer desde centros de atención primaria. Estas son ideas que requieren de algo más grande: la decisión de cambiar y mejorar la situación actual de los pacientes oncológicos. Redoblar los esfuerzos para recuperar estos dos años de “ventaja” que ha ganado la enfermedad.  

Desde la Clínica San Felipe nos unimos a esta iniciativa y a este reto evolucionando en nuestro enfoque sobre la enfermedad oncológica creando la novel Unidad Oncológica. Un estamento en el cual confluyen las visiones quirúrgicas y médicas vinculadas al cáncer, todo bajo un concepto de multi e interdisciplina poniendo al centro al paciente.

Nuestro objetivo es el mismo, seguir cerrando las brechas que el cáncer nos presenta para detectar a tiempo la enfermedad y salvar vidas. Sirva el Día Internacional del Cáncer para recordarnos a todos esa responsabilidad.