Pasar al contenido principal
banner
Enfermedades infecciosas

Mitos sobre el VIH, ¿Cuáles son los más comunes?

Por: Dr. Leslie Marcial Soto Arquiñigo
21 de Enero · 1056 visitas
Comparte en:

El acceso a información sobre enfermedades es muy amplio, sin embargo, algunas se siguen viendo como tabú. Por eso todavía existen diversos mitos sobre el VIH.

Para combatir la desinformación y el estigma alrededor de esta enfermedad, es importante manejar la información adecuada, por eso preparamos esta breve guía sobre los distintos mitos sobre el VIH y las verdades que los desmienten.

Mito 1: El VIH y el SIDA son lo mismo

Algunas personas todavía creen que el VIH (Virus Inmunodeficiencia Humana) y el SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida) son una misma condición. Pero esta creencia es incorrecta.

Verdad: si bien el VIH y el SIDA están relacionados, no son lo mismo. El VIH es un virus que afecta el sistema inmunológico, en particular a los linfocitos T, y baja progresivamente las defensas.

Por otra parte, el SIDA es un estadio de la infección con defensas muy bajas en donde un conjunto de enfermedades puede afectar a las personas infectadas por el virus del VIH y poner en peligro su vida.

Mito 2: El VIH es una enfermedad exclusiva de la comunidad LGBTIQ+

Creer que la trasmisión del VIH solo es posible entre personas de la comunidad LGBTIQ+ (lesbiana, gay, bisexual, transgénero, transexual, travesti, intersexual, querer y otros colectivos no representados en las siglas) es equivocado y estigmatizante para esta comunidad.

Verdad: Entre los mitos sobre el VIH, este es uno de los más antiguos. La realidad es que contraer VIH no tiene ninguna relación con la orientación sexual, la identidad de género o su expresión. El virus se transmite entre las personas que NO usan protección en sus relaciones sexuales, además hay otras vías de transmisión distintas al sexo como el uso compartido de agujas o jeringas.

Mito 3: Los pacientes de VIH pueden detectarse por su apariencia física.

Creer que es posible saber si alguien padece de VIH al verlo, o que hay un tipo de apariencia asociada al virus es un mito también derivado del estigma hacia el virus y los pacientes que lo portan.

Verdad: Gracias a los avances de la medicina, un paciente con infección por el VIH no muestra signos visibles de su enfermedad. Es por esto que, de hecho, no es posible saber quién tiene la enfermedad con tan solo mirarlo.

Mito 4: El VIH se transmite por cualquier contacto físico con un paciente

Hubo una época en la que se creía que el contacto físico como roces o abrazos, así como besos o compartir cubiertos con un paciente con VIH, podía transmitir la enfermedad. Aunque es totalmente falso, este mito sobrevive hasta hoy.

Verdad: La realidad es que el virus se transmite solo a través de fluidos donde el virus tiene alta concentración como: sangre, semen, fluidos vaginales y leche materna.

Mito 5: El sexo oral evita la transmisión de VIH

Este es un mito peligroso porque es responsable de un porcentaje de las transmisiones. Se cree erróneamente que la práctica del sexo oral con un paciente de VIH, a diferencia de otras prácticas sexuales, evita la transmisión del virus.

Verdad: La realidad es que el sexo oral involucra el intercambio de fluidos corporales como semen y flujo vaginal, que llevan una importante carga del virus que puede ingresar al torrente sanguíneo a través de heridas abiertas en las zonas de contacto, ocasionando la trasmisión.

Mito 6: Tener VIH es una sentencia de muerte segura

En los primeros años de aparición del VIH se creía que la persona que contraía el virus tenía los meses de vida contados. Esto, hoy en día, ya no es así. De hecho, gracias a los tratamientos, el virus puede pasar a una etapa de inactividad en la cual el portador ya no es capaz de transmitirlo.

Verdad: Los avances de la ciencia han permitido desarrollar tratamientos para personas con VIH. Estos, hoy por hoy, facilitan a los pacientes llevar una vida normal en la que su expectativa de vida es similar a la de una persona que nunca haya contraído el virus.

 

Mito 7: La transmisión de VIH de madre a hijo es inevitable

Se cree que una mujer gestante con VIH le transmitirá, de forma inevitable, el virus a su bebé. Pero esto no es cierto. La transmisión puede prevenirse si se trata a tiempo.

Verdad: Hoy en día existen tratamientos antirretrovirales que, indicados a tiempo en el embarazo y durante la lactancia materna, pueden garantizar que un bebé nazca y permanezca sano, aunque su madre sea portadora del VIH.

Como ves, los mitos sobre el VIH son muchos y con diversas implicaciones. No obstante, es importante saber cuáles cosas son ciertas y cuáles no. Esto te ayudará a estar más seguro y, además, a ser más empático con quienes portan el virus.

Otras notas que podrían interesarte...

Ver todos los contenidos