Cargando

¿Cómo prevenir la hipercolesterolemia en los niños?
Compartir: 

Una de las principales causas de muerte en la edad adulta es la enfermedad cardiovascular ateroesclerótica (formación de ateromas, es decir placas de grasa en los vasos sanguíneos), cuyos síntomas aparecen en la adultez, pero tiene su inicio en la infancia. Para ello hay un componente genético que predispone, pero los factores ambientales aumentan su progresión. El objetivo principal de diagnosticar la hipercolesterolemia en la infancia, es el inicio de un tratamiento eficaz, especialmente la instauración de hábitos de vida saludables lo antes posible, para prevenir el desarrollo de enfermedad cardiovascular.

El colesterol elevado forma parte de las dislipidemias, es decir, alteración de los lípidos en la sangre, estos lípidos son el colesterol, los triglicéridos, el LDLc, VLDLc, HDLc.

Se recomienda solicitar el dosaje de los lípidos en los niños que tengan:

Historia familiar positiva: si sus padres, abuelos o tíos tuvieron una ECV prematura o si sus padres tienen una dislipidemia o colesterol total mayor o igual a 240 mg/dl.

Factores de riesgo:  hipertensión arterial, niños con sobrepeso u obesidad, diabetes mellitus, enfermedad renal crónica, trasplante de órganos, HDLc < 40 mg/dl (colesterol bueno bajo).

Los valores normales aceptables y altos o alterados son:

  Aceptable
(mg/dl)
Alto
(mg/dl)
Colesterol total <170 >200
LDLc <110 >130
Triglicéridos 0-9a <75 >100
10-19a <90 >130
HDLc >45 <40

Para disminuir los lípidos elevados en los niños se toman medidas generales que consiste en cambios en la vida del niño y de su familia: modificación de la dieta, actividad física, prevención de ingesta de alcohol y habito tabáquico; y medidas específicas farmacológicas que solo debe ser administrada bajo estricta vigilancia del médico especialista. Durante la infancia y adolescencia, es necesario un aporte adecuado de energía y nutrientes para que el crecimiento sea normal. Los cambios en la dieta deben ser progresivos para mejor beneficio del niño y su familia.

La dieta de un niño con hipercolesterolemia debe tener una ingesta calórica adecuada para favorecer su crecimiento y desarrollo; cuando hay aumento de los triglicéridos se debe aumentar el consumo de pescado (ácidos grasos omega 3) y disminuir el consumo de azúcar (no bebidas azucaradas y reemplazar azúcares refinados por azúcares complejos). El ejercicio físico debe estar establecido de manera rutinaria, promoviendo la participación en actividades deportivas según la edad. La Academia Americana de Pediatría recomienda disminuir las actividades sedentarias (televisión, juegos del ordenador, etc.) a menos de 2 horas al día en los niños > 2años. Los suplementos dietéticos como la ingesta de fibra pueden disminuir los niveles de LDLc, la ingesta de estanoles y esteroles de plantas se añaden a las margarinas, jugos de naranja, yogur líquido, barras de cereales también disminuyen el LDLc. La proteína de soya disminuye los triglicéridos y aumenta el HDLc (el colesterol bueno).

Las recomendaciones finales para la prevención del aumento del colesterol y otros lípidos es la prevención para evitar los factores de riesgo como son el sobrepeso u obesidad mediante una dieta adecuada con ejercicio físico acorde a la edad y el diagnóstico oportuno de los niños con historia familiar positiva de enfermedad cardiovascular prematura.