Pasar al contenido principal
banner
Psiquiatría

Tomando las riendas de mis pensamientos: “Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC)”

Por: Dr. Eduardo Manuel Cortina Mendoza
15 de Marzo · 1067 visitas
Comparte en:

¿Qué es un TOC?

El trastorno obsesivo compulsivo (TOC), es una condición mental que se caracteriza por la presencia de pensamientos continuos no deseados llamadas obsesiones, los cuales generan gran angustia provocando en la mayoría de personas conductas y comportamientos repetitivos llamadas compulsiones.

El trastorno obsesivo compulsivo se presenta de 2 a 4% en niños y adolescentes, y entre 2 y 3% en adultos.  La edad media de inicio se aproximadamente a los 20 años, sin embargo, se estima que un 50% de estos adultos inician con síntomas a los 11años.

¿Qué causa el trastorno obsesivo-compulsivo?

Hasta el día de hoy se desconoce la causa, sin embargo, se sabe que múltiples factores como la genética, la biología cerebral y la biografía forman parte para su desarrollo.

¿Cuáles son las señales y los síntomas del TOC?

Obsesiones: son pensamientos repetitivos que generan gran ansiedad. Por ejemplo:

  • Miedo a los gérmenes, la contaminación o la suciedad.
  • Necesidad de tener las cosas ordenadas y simétricas, o alineadas en forma particular y precisa.
  • Miedo a extraviar algo.
  • Pensamientos prohibidos no deseados que involucran sexo o religión.
  • Pensamientos agresivos hacia sí mismo u otros.
  • Dudas de haber cerrado la puerta o apagado la estufa.

Compulsiones: son comportamientos repetitivos que contrarrestan la angustia de un pensamiento obsesivo. Por ejemplo:

  • Limpieza o lavado de manos excesivo.
  • Verificar repetidamente cosas (como si la puerta está cerrada o el horno apagado).
  • Contar compulsivamente.
  • Ordenar y organizar las cosas de una manera particular y precisa.
  • Repetir en silencio una oración, palabra o frase.

¿Cómo se trata el TOC?

El TOC es una afección crónica que puede generar una gran disfuncionalidad en la persona, sin embargo, un diagnóstico oportuno y un adecuado tratamiento psiquiátrico y psicoterapéutico reducen de manera significativa los síntomas logrando que la persona pueda recuperar una mayor funcionalidad mejorando así su calidad de vida y la de su entorno.