Cargando

Dengue: una epidemia aun incontrolable
Compartir: 

El dengue es la infección viral de mayor crecimiento en américa en los últimos 20 años teniendo 2 millones de casos por año, siendo una realidad constante y que aparecen en brotes o permanentemente en áreas endémicas.

Existen 4 subtipos, cada uno da inmunidad a su subtipo, es decir, cuando uno se infecta con dengue 1, está protegido para ese subtipo pero no para los otros 3; la circulación de estos subtipos en el Perú es variable, podemos tener  dengue 2 en una zona determinada y dengue 3 en otra.

Las presentaciones clínicas van desde la infección asintomática hasta la forma severa antiguamente conocida como dengue hemorrágica y que ahora se conoce como dengue severo con o sin manifestaciones hemorrágicas.

La reclasificación y el uso de signos de alarma han sido un avance notable al reducir la mortalidad a niveles de menos de 1/1000 infectados; con un manejo cuidadoso y sencillo nadie debería fallecer de dengue.

El cuadro clínico es similar a otros cuadros producidos por otros arbovirus: fiebre, escalofríos leves, malestar general y lo importante es la sensación de mialgias o dolores en los huesos y dolor ocular temprano. El rash aparece al tercer o cuarto día y las complicaciones al quinto día en adelante; siendo importante el control de hematocrito y plaquetas, además de vigilar la función renal y las funciones vitales pues es el “encharcamiento” del hígado y pulmones lo que produce la severidad.

Como medidas de prevención es importante recordar que este virus al igual que la fiebre, amarilla, zika y chikungunya son transmitidos por mosquitos aedes (especialmente aegypty) que se reproducen en aguas limpias y que pican durante el día. Por ello se recomienda tapar los recipientes de agua y usar repelente cada 4 horas durante el día y no en la noche para reducir de manera notable la transmisión.

Existe Vacuna (Dengvaxia) aprobada, que se usa de 2-3 dosis para protección de los 4 subtipos en rangos diferentes entre 9-45 años de edad.